Muasine y Bab Doukkala

Muasine es como un escaparate de los cambios que está viviendo la medina. Aunque sobreviven zonas de zoco tradicional con lámparas centelleantes y productos de piel de colores, una nueva oleada de boutiques y cafeterías modernas está redefiniendo la zona. Pero en Muasine siguen imperando los carros tirados por burros y los viejos fondouq.

Lo mejor en un día

Se empieza pasando la mañana en Muasine, contemplando el Musée de Mouassine. Se recorre Rue Dar el-Bacha para descubrir el pasado de Marrakech como ciudad de caravanas. Aquí hay algunos de los fondouqs más interesantes de la medina.

Se come en Le Jardin y se disfruta cazando souvenirs por los zocos. Explorar estos callejones puede ser agotador, así que luego se puede ir al Hammam Mouassine para un baño de vapor o relajarse entre la vegetación de Le Jardin Secret. Después se toma un té a la menta en Dar Cherifa rodeado de asombrosa arquitectura de la era saadí.

Las cenas en la medina son en azoteas o en riads. Se recomienda la azotea del Souk Kafé, donde pueden comerse mezze (ensaladas) y tajines. Se acaba la noche con un cóctel en el Café Arabe.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Bombay (Mumbai), India
En el mundo hay un montón de ciudades de primera línea y de visita casi obligada, que podrían tomarse por capitales de país, pero no, no lo son. Aquí van 10 de las más conocidas.
Sapsiwai_Shutterstock
Puestos de comida en la plaza Yamaa el Fna, Marrakech, Marruecos
La cocina marroquí ofrece innumerables e irresistibles platos. Uno de ellos, el tajín, es una delicia de carne, fruta y frutos secos aderezados con especias.
Michael_Heffernan_Lonely_Planet

Merzouga, desierto Marrakech, Marruecos
Un viaje de aventura entre carreteras, valles, gargantas, dunas y pueblos con historia. Marruecos es la puerta más accesible y segura a ese infinito desierto.
bachmont - Flickr