Cuarto día

Se descubre una zona más tranquila de la medina entre los derbs (callejones) que salen de la Rue Bab Doukkala, antes de entrar en el Henna Cafe a tomar un té a la menta y hacerse un tatuaje de henna en las manos. Se da otra vuelta por los zocos para comprar recuerdos y se descansa en el jardín de Le Jardin Secret.

Cuando ya se hayan hecho todas las compras, se come en el Souk Kafé y entonces se hace lo que hacen los marrakechíes para combatir el calor: ir al centro para pasar la tarde nadando en una piscina o tumbados a la sombra de una palmera. El Beldi Country Club es perfecto para los pies cansados de recorrer los zocos.

Tras todo este relax, es hora de volver a la vida de la medina gozando un poco más de la magia de Yamaa el Fna. Hay que comer caracoles, ver músicos y acróbatas atrayendo a la gente que pasa, cenar en uno de los puestos de comida de la plaza y disfrutar por última vez de la locura de este espectáculo al aire libre.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Bombay (Mumbai), India
En el mundo hay un montón de ciudades de primera línea y de visita casi obligada, que podrían tomarse por capitales de país, pero no, no lo son. Aquí van 10 de las más conocidas.
Sapsiwai_Shutterstock
Puestos de comida en la plaza Yamaa el Fna, Marrakech, Marruecos
La cocina marroquí ofrece innumerables e irresistibles platos. Uno de ellos, el tajín, es una delicia de carne, fruta y frutos secos aderezados con especias.
Michael_Heffernan_Lonely_Planet

Las Vegas, Nevada, Estados Unidos
Algunas películas abren de par en par las puertas de algunos de los hoteles más famosos del mundo por 10 €, lo que cuesta una entrada de cine.
Blanca Del Río