Cómo llegar a Argentina

En lonelyplanet.es/agencias-de-viaje se pueden reservar circuitos, guías y seguros de viaje.

Llegada al país

  • Entrar a Argentina es muy sencillo; los funcionarios de inmigración de los aeropuertos suelen ser rápidos. Los de los pasos fronterizos se toman más tiempo en comprobar documentos y pertenencias.
  • Los ciudadanos de algunas nacionalidades deben pagar una tasa de reciprocidad antes de entrar al país.

Pasaportes

  • Para entrar a Argentina se debe llevar un pasaporte con una validez mínima de seis meses a partir de la fecha de entrada; lo ideal sería que la fecha de validez fuera posterior a la de salida del país.
  • Una vez en Argentina, la policía puede solicitar una identificación en cualquier momento (aunque no suelen hacerlo sin motivo), por lo que conviene llevar, aunque sea, una fotocopia (que también resulta útil para entrar a edificios gubernamentales, solicitar la exención de impuestos en las compras, cambiar dinero en un banco, etc.).

Billete de salida

  • Al entrar al país en avión, oficialmente se debe poseer un billete de salida, aunque es algo que los funcionarios no suelen preguntar. Sin embargo, las compañías aéreas del país de origen sí lo requieren. Muchas compañías prohíben expresamente el embarque de pasajeros si no se tiene una prueba de continuación del viaje, sin importar si a esa persona solo se le vendió un billete de ida. Esto se hace porque, en caso de que se deniegue la entrada a Argentina al llegar allí, la línea aérea sería la responsable de devolver al pasajero a su país de origen. Se debe consultar con la compañía.

Avión

  • Hay vuelos directos a Argentina desde España y EE UU, así como desde casi todos los países de Sudamérica. También es posible volar a un país vecino, como Brasil o Chile, y seguir por tierra hasta Argentina.
  • Si se tiene previsto aterrizar en Argentina y volar directamente a las provincias, hay que asegurarse de que los billetes están reservados para el mismo aeropuerto; de no ser así, hay que dejar tiempo suficiente entre vuelo y vuelo, calculando entre 40 min y 2 h para en coche o autobús de enlace entre los aeropuertos.

Aeropuertos y líneas aéreas

  • Casi todos los vuelos internacionales llegan al aeropuerto internacional Ministro Pistarini (Ezeiza; 011-5480-6111; www.aa2000.com.ar) de Buenos Aires, que se encuentra a 40-60 min del centro, en autobús o taxi (35 km).
  • Cerca del centro de Buenos Aires se encuentra el aeroparque internacional Jorge Newbery (011-5480-6111; www.aa2000.com.ar; av. Rafael Obligado; 33, 45), donde llegan principalmente vuelos internos, pero también algunos internacionales procedentes de países vecinos.
  • Existen otros aeropuertos internacionales en el país. En Aeropuertos Argentina 2000 (www.aa2000.com.ar) se ofrece información básica de casi todos ellos.
  • Aerolíneas Argentinas (www.aerolineas.com.ar) es la empresa nacional. Goza de buena reputación en todo el mundo.

Por tierra

Fronteras

Existen numerosos pasos fronterizos desde los vecinos Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay. La burocracia fronteriza suele ser sencilla, siempre que se tengan todos los documentos en orden.

Bolivia

De La Quiaca a Villazón Muchos autobuses van de Jujuy y Salta hasta La Quiaca, donde hay que atravesar un puente a pie hasta llegar a la frontera.

De Aguas Blancas a Bermejo Desde Orán, adonde se llega en autobús desde Salta o Jujuy, hay que tomar otro hasta Aguas Blancas y después, a Bermejo, desde donde se puede seguir en autobús hasta Tarija.

De Salvador Mazza (Pocitos) a Yacuiba Los autobuses desde Jujuy o Salta van a Salvador Mazza, en la frontera boliviana, donde se cruza y se toma un taxi compartido para ir a Yacuiba.

Brasil

El paso más habitual es el de Puerto Iguazú a Foz do Iguaçu. Se recomienda informarse en ambas ciudades sobre sus particularidades, sobre todo si solo se quiere entrar en Brasil para ver el otro lado de las cataratas. Hay otro paso fronterizo desde Paso de los Libres a Uruguaiana (Brasil).

Chile

Existen muchos pasos fronterizos entre Argentina y Chile. Excepto en el sur de la Patagonia, todos los pasos por tierra requieren el cruce de los Andes. Debido al tiempo, algunos pasos de montaña cierran en verano, e incluso la concurrida ruta de Mendoza a Santiago por la RN 7 puede cerrar durante varios días si hay tormenta. Siempre conviene informarse sobre las condiciones de las carreteras, especialmente si se tiene un vuelo programado al otro lado de las montañas. A continuación se detallan algunos de los pasos fronterizos más utilizados:

De Bariloche a Puerto Montt Este paso a Chile a través de los Andes no suele tener complicación. Una manera muy frecuente de cruzarlo es en un famoso circuito paisajístico de 12 h que combina autobús y barco. En invierno se necesitan dos días para llegar.

De El Calafate a Puerto Natales y al Parque Nacional Torres del Paine Posiblemente sea el más utilizado, desde el glaciar Perito Moreno (cerca de El Calafate) hasta el Parque Nacional Torres del Paine (cerca de Puerto Natales). En verano circulan varios autobuses al día, pero el resto del año solo hay uno o dos diarios.

De Los Antiguos a Chile Chico Quienes entren en Argentina desde Chile pueden incorporarse a la RN 40 y seguir hasta El Chaltén y El Calafate. Es una ruta más adecuada para verano, porque es el único momento en que hay transporte público.

De Mendoza a Santiago Es el más popular. El camino pasa por el Aconcagua (6962 m).

De Salta a San Pedro a Atacama (por Jujuy, Purmamarca y Susques) Una ruta en autobús de 10 h atravesando el altiplano, con un paisaje espectacular.

De Ushuaia a Punta Arenas en verano hay autobuses diarios, pero en invierno el servicio se reduce. La ruta dura 10-12 h (depende de las condiciones climáticas) e incluye un tramo en ferri desde Porvenir o Punta Delgada/Primera Angostura.

Paraguay y Uruguay
  • Entre Argentina y Paraguay hay dos pasos fronterizos directos: de Clorinda a Asunción y de Posadas a Encarnación. Desde Puerto Iguazú, en Argentina, también se puede ir a Ciudad del Este, en Paraguay, pasando por Brasil.
  • Algunos de los pasos fronterizos desde ciudades argentinas a Uruguay son: de Gualeguaychú a Fray Bentos, de Colón a Paysandú o de Concordia a Salto. En todos hay que atravesar puentes. Los autobuses de Buenos Aires a Montevideo y otras ciudades de la costa son más lentos y menos cómodos que los ferris (o las combinaciones de ferri y autobús) que atraviesan el Río de la Plata.

Autobús

  • Se puede entrar a Argentina en autobús desde casi todos los países vecinos. Suelen ser cómodos, modernos y están bastante limpios. Los pasos fronterizos no deberían causar problemas; tan solo hay que asegurarse de tener toda la documentación en regla.

Por río

De Uruguay a Buenos Aires se puede cruzar el río en ferri o hidroplano, que a menudo se debe combinar con el viaje en autobús.

  • De Buenos Aires a Colonia Ferris (1-3 h) diarios a Colonia, desde donde hay conexiones en autobús con Montevideo (3 h más).
  • De Buenos Aires a Montevideo Ferris rápidos que van del centro de Buenos Aires hasta la capital uruguaya en solo 2¼ h.
  • De Tigre a Carmelo Lanchas regulares de pasajeros del barrio de Tigre de Buenos Aires hasta Carmelo en 2½ h (también hay ferris de Tigre a Montevideo).

Por mar

La forma principal de llegar a Argentina por mar es en un crucero. Cruceros Australis (en Buenos Aires 11-5128-4632; www.australis.com; 3 noches y 4 días por persona desde 1190 US$; (fin sep-ppios abr) navega entre Ushuaia y Punta Arenas en un crucero de cuatro días.

Cómo desplazarse por Argentina

Avión

  • La compañía nacional, Aerolíneas Argentinas (www.aerolineas.com.ar), opera la gran mayoría de los vuelos internos, aunque no es necesariamente mejor que sus competidoras.
  • Otras aerolíneas con vuelos internos son LATAM (www.latam.com), Andes (www.andesonline.com) y Líneas Aéreas del Estado, el servicio para pasajeros de las fuerzas armadas. Durante la preparación de esta guía, Norwegian Air (www.norwegian.com/ar) tenía previsto también añadir vuelos de ámbito regional.
  • Asimismo, cuando se redactaba esta guía, varias aerolíneas nuevas de bajo coste estaban en fase de operar con vuelos interprovinciales, un servicio que está cambiando los hábitos de viaje dentro de Argentina. Para más detalle, véase cada ciudad en concreto.
  • La demanda de vuelos por el interior del país puede ser enorme, especialmente en períodos vacacionales como Navidad o Semana Santa, o en los meses de enero, febrero y julio. Los billetes suelen comprarse con mucha antelación, por lo que hay que ser muy previsor y reservar lo antes posible.
  • Casi todos los vuelos nacionales aterrizan en el aeroparque internacional Jorge Newbery (011-5480-6111; www.aa2000.com.ar; av. Rafael Obligado; 33, 45), al norte del centro de Buenos Aires. El sistema de vuelos internos argentinos es muy poco fiable, se cancelan o se retrasan y suele haber bastantes huelgas. Es mejor evitar los transbordos demasiado seguidos, por ejemplo, dejar un día entre la llegada del vuelo interno y la salida del siguiente internacional.

Bicicleta

  • Para quienes suelan viajar en bicicleta, Argentina es un país con potencial. El paisaje se disfruta con mayor detenimiento, se goza de más libertad que si se tiene que confiar en el transporte público y se termina conociendo a más gente.
  • Las bicicletas de carretera son adecuadas para la mayoría de las rutas asfaltadas, pero los caminos más apartados suelen ser estrechos y accidentados. Es mejor ir con una bicicleta de montaña , así se podrán tomar los tramos sin asfaltar y seguir la gran red de carreteras de gravilla que atraviesa el país. Las bicicletas en Argentina van mejorando de calidad, pero aún no son comparables con las de Europa.
  • Existen varios inconvenientes para viajar en bicicleta por Argentina. Una es el viento, que en la Patagonia puede significar reducir el paso hasta parecer una tortuga. Encontrar agua también puede suponer un problema en algunas zonas. Por último, los automovilistas argentinos entrañan en ocasiones un peligro grave para los ciclistas, especialmente en muchas de las largas y estrechas carreteras de dos carriles que atraviesan el país; hay que vestir de la manera más visible posible y llevar siempre casco.
  • Es necesario llevar un buen kit de reparaciones y repuestos, así como buenos mapas, lo que suele ser más fácil una vez en Argentina. Siempre hay que asegurarse de tener bien claras las indicaciones y preguntar las condiciones del camino. En la Patagonia se hace imprescindible un cortavientos, un refugio portátil para la bicicleta y ropa de abrigo. En muchas carreteras secundarias casi no hay tráfico.

Barco

  • El transporte marítimo o fluvial por Argentina es limitado, aunque existen rutas regulares internacionales a/desde Uruguay y a/desde Chile pasando por la región de los lagos. Hacia el sur hay compañías que ofrecen circuitos en barco por el canal Beagle, con salida Ushuaia.
  • En el barrio bonaerense de Tigre pueden contratarse numerosas excursiones por el estuario del Río de la Plata.

Autobús

  • Si se planea realizar un viaje largo por Argentina se terminará conociendo bien la excelente red de autobuses del país. Los de larga distancia, llamados micros, son rápidos, muy cómodos e incluso lujosos. Es la manera más habitual de viajar de los argentinos. El equipaje más grande se guarda en el portaequipajes inferior, son seguros (sobre todo los de 1ª clase) y hay asistentes que marcan las maletas para no perderlas. Para los viajes más largos, como de Buenos Aires a Mendoza, lo mejor es tomar un autobús nocturno, que permite ahorrarse el alojamiento de una noche.
  • Casi todas las ciudades y pueblos cuentan con una estación de autobuses en las que cada compañía tiene su propia taquilla. Algunas compañías muestran claramente los horarios y en el billete siempre aparece el precio y la hora de salida. Las estaciones grandes normalmente tienen aseos, consigna, puestos de comida rápida y quioscos, y no suele haber molestos comerciales de hoteles y actividades turísticas, a excepción de El Calafate. En los destinos más turísticos suelen tener una oficina de información.
  • Tres webs que venden en línea billetes para autobuses de larga distancia (y sin comisión) son www.plataforma10.com.ar, centraldepasajes.com.ar y www.omnilineas.com.
  • Algunas líneas de autobuses de larga distancia se enfrentan a una reducción de servicios porque las aerolíneas de bajo coste plantean una difícil competencia.

Clases y tarifas

  • Casi todas las líneas disponen de autobuses modernos con asientos cómodos y amplios, grandes ventanales, aire acondicionado, TV, aseo (hay que llevar papel higiénico) y, a veces, un asistente que sirve café y tentempiés.
  • En los viajes nocturnos merece la pena pagar algo más por un coche cama, con grandes butacas que se reclinan casi hasta quedar horizontales y son muy cómodas. Más lujosos aún son los ejecutivos, disponibles tan solo en algunas rutas muy populares. Menos lujosos son los asientos semicama. Lo más económico es el asiento común. En viajes de menos de 5 h no se puede escoger, los autobuses son o bien comunes o semicama.
  • Las tarifas de autobús varían mucho en función de la temporada, la clase y la compañía. Los más caros suelen ser los de la Patagonia. Muchas compañías aceptan tarjetas de crédito.

Reservas

  • No suele ser necesario comprar los billetes con antelación, a menos que se viaje en viernes entre grandes ciudades, cuando los coches cama nocturnos se venden rápido. Durante los períodos vacacionales, como de finales de diciembre a febrero, o en julio y agosto, los billetes se acaban fácilmente. Tan pronto se llegue a destino, sobre todo si es un sitio con transporte limitado, hay que buscar las compañías que viajan al siguiente destino y reservar.
  • Cuando la estación se halla a las afueras de una gran ciudad, suelen existir agencias en el centro que venden billetes sin comisión.

Servicios de temporada

  • En la región de los lagos y el norte de la Patagonia, el servicio de autobús en verano (de noviembre a marzo) es bueno, con rutas que van a campings, por los lagos, a cabeceras de senderos y a otros destinos muy turísticos. Pero pasado el verano se reducen drásticamente.
  • En la Patagonia, el famoso tramo de la RN 40, la ruta nacional Cuarenta, que antes era complicado y muy poco transitado, hoy ya está casi todo asfaltado (aunque a veces sigue siendo mejor un todoterreno para los caminos secundarios). Pero, a pesar de las mejoras de la carretera, aún hay poco transporte público y es preferible decantarse por circuitos, más caros y solo disponibles en verano.

Automóvil y motocicleta

  • A pesar del gran sistema de transporte público de Argentina, al ser tan grande, a algunas zonas solo se puede llegar en vehículo privado, como sucede con la Patagonia, donde las distancias son enormes y la frecuencia de autobuses, mínima.

Asociaciones de automovilistas

  • Si se va a conducir por Argentina, merece la pena hacerse socio del Automóvil Club Argentino (ACA; 011-4808-4040; www.aca.org.ar; av. Libertador 1850; 9.00-16.00 lu-vi; 130, 62, 93), con oficinas, gasolineras y talleres por todo el país y un servicio de atención en carretera en los principales destinos. La ACA reconoce a miembros de muchos clubes y asociaciones extranjeras y ofrece ventajas como atención en carretera y descuentos en mapas y alojamientos. Es necesario tener la acreditación correspondiente.

Vehículo propio

  • Chile es probablemente el mejor país del continente para llevar un vehículo desde el extranjero, aunque en Argentina también es factible. Pasar el vehículo por la aduana implica un papeleo rutinario pero lento y engorroso.

Permisos de conducir y documentación

  • El permiso internacional puede complementar al del país de origen, aunque en las empresas de alquiler no suelen pedirlo. En caso de ser parado por la policía, lo que pedirá son los documentos de seguro y tasas, así como el registro del automóvil, que deben estar vigentes.
  • Los conductores de vehículos argentinos deben llevar el documento de titularidad (tarjeta verde); si es de alquiler, hay que asegurarse de que se encuentre en la guantera. Con los vehículos extranjeros normalmente se acepta el permiso de aduanas.
  • Es obligatorio tener un seguro a terceros; la policía suele solicitarlo en los controles.

Gasolina

  • La gasolina (nafta) normal (común) no suele ser de buena calidad. Es mejor escoger la súper o la prémium. En la Patagonia cuesta muchísimo menos que en el resto del país.
  • Hay bastantes estaciones de servicio, aunque al salir de las grandes ciudades es mejor ir controlando el consumo. Si se viaja por la Patagonia, conviene llevar un depósito extra.

Alquiler

  • Para alquilar un coche hay que ser mayor de 21 años y llevar una tarjeta de crédito y un permiso de conducir válido del país de origen. Las empresas de alquiler no suelen pedir el carné internacional.
  • Al alquilar un vehículo, es necesario comprobar los kilómetros que incluye. Aunque hay ofertas de kilometraje ilimitado, pueden ser mucho más caras y dependen del destino.
  • Reservar a través de una agencia internacional desde el país de origen suele salir mejor de precio, aunque también se puede optar por páginas en línea como www.despegar.com.
  • Uno de los sitios donde el alquiler es más económico es Bariloche; si se va a la Patagonia, es un buen lugar para alquilar. Suele poderse entrar en Chile con un coche de alquiler si se paga una comisión.
  • Para alquilar motocicletas hay que tener 25 años como mínimo. Se recomienda Motocare (011-4761-2696; www.motocare.com.ar/rental; Esteban Echeverría 738, Vicente López), en Buenos Aires (o Neuquén). Se puede alquilar una Honda Transalp 700 pero hay que llevar el casco y la ropa. Es recomendable solo para moverse fuera de las grandes ciudades.
  • Si se alquila un coche en Argentina y se cruza a Chile, o viceversa, la mayoría de las agencias exigen que el vehículo se devuelva en el país de origen.

Compra

  • Adquirir un vehículo en Argentina puede resultarle complicado a un extranjero porque suele requerirse tener una dirección local permanente, una CDI (cédula de identificación fiscal) y pagar el vehículo en metálico. Comprar uno de segunda mano requiere cambiar de titularidad en una oficina del Registro, acompañado por el propietario actual y toda la documentación pertinente. Hay que asegurarse de que todos los permisos, multas y tasas están al corriente de pago.
  • Conseguir un seguro sin un documento de identidad resulta complicado, aunque no imposible. Como extranjero sin DNI argentino se puede ser propietario de un vehículo, pero en teoría no se podrá sacar del país sin una autorización notarial, que es muy difícil de conseguir.
  • Se recomienda revisar toda esta información con una investigación actualizada.

Seguro

  • En Argentina es obligatorio contratar un seguro a terceros; la policía siempre pide la documentación en los controles.
  • Si se va a sacar el coche del país, hay que comprobar que el seguro lo cubra (probablemente haya que pagar más).
  • Algunas aseguradoras de confianza son Mapfre (www.mapfre.com.ar) y ACA (www.aca.org.ar).

Normas de tráfico y peligros

  • Todo el que pretenda conducir por Argentina debe saber que los argentinos conducen de manera muy agresiva y no hacen mucho caso de los límites de velocidad o las señales de tráfico.
  • No se recomienda conducir de noche, ya que en muchas regiones los animales se acercan a las carreteras atraídos por el calor.
  • Conviene llevar balizas de emergencia y extintor de incendios (matafuego).
  • Tanto el conductor como los pasajeros deben llevar reposacabezas y el uso del cinturón de seguridad es obligatorio, aunque pocos son los que lo llevan.
  • También es obligatorio el uso del casco al circular en moto, pero es una ley que no suele cumplirse.
  • No acostumbra a haber policía patrullando las carreteras, aunque sí pueden situarse en cruces o realizar controles en los que pedirán ver tanto la documentación como el vehículo; a veces, son meras excusas para pedir sobornos. Si no se está muy seguro de qué está pasando, se recomienda decir educadamente que se pedirá información en la embajada o el consulado. Quienes prefieran pagar la mordida y así evitar la multa, deben preguntar: “¿Puedo pagar la multa ahora?”.

Autostop

  • Junto con Chile, Argentina seguramente sea el mejor sitio de Sudamérica para hacer autostop (o “dedo”, como dicen allí). Lo malo es que los coches argentinos suelen ir llenos de familias y niños, pero a veces los camioneros recogen autostopistas. Un buen sitio para preguntar es en las gasolineras a las afueras de las grandes ciudades, donde los camioneros paran a repostar.
  • En la Patagonia, como las distancias son enormes y circulan pocos coches, los autostopistas deberán armarse de paciencia y esperar mucho; también deben llevar ropa de abrigo, un cortavientos y algo para picar y beber.
  • Si se hace un cartel a veces es más fácil, especialmente si se pone algo tipo “Visitando Argentina”. A los argentinos les encantan los extranjeros.
  • Hacer autostop nunca es seguro, en ningún país del mundo. Los viajeros que decidan hacerlo deben ser conscientes de que el riesgo es mínimo, aunque real. Es mejor hacerlo en parejas y siempre hay que avisar a alguien de los planes de viaje.

Transporte local

Autobús

  • Los autobuses locales argentinos, llamados colectivos, tienen fama de ir a toda pastilla y escupir negras nubes de humo. Son una buena manera de ver las ciudades y trasladarse de un lugar a otro, siempre que se sea capaz de descubrir cómo funciona su confuso sistema. Están claramente numerados y suelen llevar un cartel que indica su destino final. A veces existen autobuses con el mismo número pero que realizan rutas algo distintas (sobre todo en ciudades grandes), por lo que hay que fijarse bien en los rótulos.
  • Algunos autobuses urbanos se pagan con monedas en el momento de subir. En ciudades grandes, como Buenos Aires, Mendoza o Mar del Plata, deben comprarse tarjetas de transporte, disponibles en quioscos. Las tarjetas SUBE pueden cargarse con crédito una vez y utilizarse en cualquiera de las localidades donde son válidas; en algunas poblaciones utilizan otras tarjetas que no están conectadas.
  • Si se va a permanecer poco tiempo en una ciudad, la mayoría de los argentinos que viajan en autobús se ofrecen a pasar sus tarjetas por el lector si se les paga el precio del billete en efectivo.

Metro

  • Buenos Aires es la única ciudad argentina con metro, que llaman subte. Es la forma más rápida y económica de moverse por el centro.

Taxi y ‘remise’

  • Los habitantes de Buenos Aires utilizan mucho el taxi, con taxímetro y bastante más barato que en España. Fuera de la capital, no siempre se encontrarán taxímetros, por lo que se tendrá que negociar el precio de la carrera antes de arrancar.
  • Los remises son taxis que se contratan por teléfono y no llevan ninguna señal distintiva. Normalmente no tienen taxímetro y cobran tarifas fijas (comparables a las de un taxi) por zonas. En hoteles y restaurantes se encargan de llamarlos, si se pide.
  • En los lugares con poco transporte público es posible contratar un taxi o un remise para todo el día. Esto puede resultar útil y económico si se viaja en grupo, sobre todo si se quiere hacer un circuito. La tarifa siempre debe negociarse con antelación.

Tren

  • Durante años, los trenes de larga distancia fueron desapareciendo de Argentina, pero en los últimos tiempos se han vuelto a abrir algunas líneas.
  • www.seat61.com/southamerica.htm y www.sofse.gob.ar son webs de información útiles.
  • Hay trenes a Buenos Aires y a algunas provincias de los alrededores. En épocas vacacionales como Navidad o fiestas nacionales, es mejor comprar los billetes por adelantado.
  • Las tarifas de tren suelen ser más económicas que las de autobús, aunque los trenes son más lentos, tienen menor frecuencia y cubren muchos menos destinos.
  • Los trenes de larga distancia disponen de coches cama.
  • Los amantes de los trenes disfrutarán de La Trochita, un ferrocarril de vía estrecha que cubre 20 km entre Esquel y Nahuel Pan. Otro de los legendarios es el Tren a las Nubes de Salta, que a pesar de ser turístico realiza un espectacular recorrido que atraviesa un cañón en el desierto a 4220 m de altura, aunque es famoso por sus retrasos. Y, para terminar, el tren Patagónico hace la ruta panorámica de Bariloche a Viedma.

Tienda

Artículos más leídos

Mariposas monarca, Michoacán, México
¿Dónde viajar en febrero? Febrero será el mes más corto del año pero alberga algunas de sus mejores aventuras; no hay que olvidarse que febrero es también un buen mes para viajar.
Breck_P._Kent_Shutterstock
Un insuperable paisaje de lagos y montañas en Argentina
Paisajes de Argentina, destino calidad-precio Top 6 del Best in Travel 2019, que han inspirado a generaciones de artistas, escritores, músicos y cineastas.
Nido_Huebl_Shutterstock
Silo Hotel, Ciudad del Cabo, Sudáfrica
10 ideas para dormir en lugares insólitos e increíbles: un hotel de una sola cama, un antiguo silo con vistas asombrosas, 'glamping' en un parque africano...
www.theroyalportfolio.com.the-silo