Arde Valencia, especialmente los días de Fallas

Texto por
Txell Moreno
Fallas, Valencia, España
Vivvi_Smak_Shutterstock

El influjo de la capital valenciana se extiende como la pólvora, más aún, durante las Fallas

Vibrante, poliédrica, luminosa, canalla… Así es Valencia, una ciudad cercana que atrapa por sus tradiciones, su cultura, su gastronomía y su gente, y logra no dejar indiferente.

Valencia

 

Sobran los motivos para visitar la capital del Turia, pero, puestos a encontrarlos, aquí van algunos de ellos que harán que la estancia sea un torbellino de sensaciones. En plena eclosión, Valencia es un buen destino al que escaparse unos días disfrutarlo día y noche.

 

8 planes para disfrutar del día en Valencia

1. De compras por el Mercado Central

Interior del Mercado Central, Valencia, España © Krzysztof Dydynski / Lonely Planet Interior del Mercado Central, Valencia, España © Krzysztof Dydynski / Lonely Planet

Este animado y bello mercado de abastos se aloja en un atractivo edificio modernista de 1914, inundado de luz natural, y cuenta con unos 300 pequeños comerciantes. Aunque se esté de paso, merece la pena pasear por sus pasillos y comprar algunos de los productos frescos y de alta calidad que se venden en los diferentes puestos que aloja.

 

2. Embelesarse en La Lonja

Muy próxima al Mercado Central se encuentra la antigua lonja de la seda (o de mercaderes) de Valencia, un excepcional edificio del s. XV, diseñado por el arquitecto Pere Compte y uno de los grandes ejemplos del gótico civil de España. Declarado Patrimonio Mundial por la Unesco, se divide en distintas zonas, cada una de ellas con espectaculares detalles que hacen del lugar algo único. Mención especial merece la Sala de Contratación, presidida por imponentes columnas helicoidales que se levantan 17 metros hasta una bóveda estrellada.

 

3. De la horchata a la paella

Horchata y 'fartons', Valencia, España © bonchan / Shutterstock Horchata y 'fartons', Valencia, España © bonchan / Shutterstock

La propuesta gastronómica que ofrece Valencia es local e internacional, tradicional y de vanguardia. No obstante, no hay que dejar escapar la ocasión de disfrutar de una buena comida a base de arroz, donde la paella es el plato estrella; de una buena ración de clóchinas valencianas, algo más pequeños y jugosos que los mejillones; o de saborear una horchata bien fresca en la tradicional Horchatería Santa Catalina, acompañada de fartons, unos dulces alargados que acostumbran a mojarse en ella.

 

4. Disfrutar de la playa

Ya sea la playa de Cabanyal, de la Malvarrosa o de la Patacona, está claro que un buen plan para romper con el asfalto y estar en contacto con el Mediterráneo es acercarse hasta alguna de las playas de la ciudad. Zambulléndose bajo el agua o simplemente paseando por la orilla, es mejor dejarse llevar por la atracción del mar en Valencia.

 

5. Admirar la pintura del Museo de Bellas Artes

Sala del Museo de Bellas Artes, Valencia, España © Greg Elms / Lonely Planet Sala del Museo de Bellas Artes, Valencia, España © Greg Elms / Lonely Planet

Se trata de la principal pinacoteca de la ciudad y es un buen lugar para ahondar en las obras de grandes pintores españoles, entre ellos el valenciano Joaquin Sorolla. Emplazado junto al casco antiguo y los frondosos Jardines del Real, visitarlo es gratuito y un buen plan para una completa escapada por la ciudad.

 

6. Explorar la Ciudad de las Artes y las Ciencias

Es el icono indiscutible de la ciudad y un referente de arquitectura futurista. Con el sello del controvertido arquitecto valenciano Santiago Calatrava, este recinto impresiona por sus dimensiones y sus formas fluidas que evocan a ciertos animales. Ese es el caso del Museo de las Ciencias Príncipe Felipe, inspirado en el esqueleto de un dinosaurio, y el Ágora, que se eleva a semejanza de un gran mejillón purpura. Junto a ellos, el recinto arquitectónico, cultural y de entretenimiento, incluye el Hemisfèric, con cine IMAX y proyecciones, cuyo edificio representa un gran ojo humano; el Umbracle, un paseo ajardinado cubierto por arcos con una galería de arte al aire libre; el Palacio de las Artes Reina Sofía, con varios espacios escénicos; y el Oceanogràfic, uno de los mejores acuarios de Europa.


New England Aquarium, una de las 10 razones para enamorarse de Boston

 

7. Disfrutar de las vistas desde la torre del Miguelete

Uno de los mejores miradores de la ciudad se encuentra en lo alto de su Catedral, en su campanario del s. XIV, por lo que será necesario ascender los 207 escalones que separan la plaza de la Reina de la cima si se quiere disfrutar de la recompensa. De estilo gótico, la torre puede visitarse a diario.

 

8. Sentir el espectáculo de las Fallas

Fallas, Valencia, España © LUISMARTIN / Shutterstock Fallas, Valencia, España © LUISMARTIN / Shutterstock

Si no se tiene temor a los petardos, una de las mejores épocas para visitar Valencia es durante la celebración de las Fallas de San José, a mediados de marzo. Una muestra excepcional de tradición, arte y fuegos artificiales que llena la ciudad de fiesta, pólvora y ninots, los personajes de cartón piedra, poliestireno y madera, precursores de las actuales fallas. Tomando a la sátira como ingrediente clave, los artesanos locales elaboran sus creaciones durante el año, llegando a alcanzar los 15 m de altura. Estas se exhiben en los diferentes barrios de la ciudad durante la celebración, declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco, y son reducidas a cenizas tras la medianoche del 19 de marzo. Todo excepto el ninot indultado por votación popular, que se conserva en el Museo Fallero.

 

 

Guía Valencia de cerca

 

 

6 planes para disfrutar de la noche en Valencia

1. Atardecer en La Albufera

La Albufera, Valencia, España © GesiArt Photography / Shutterstock La Albufera, Valencia, España © GesiArt Photography / Shutterstock

Al sur de la ciudad se sitúa esta atractiva laguna que alberga una gran biodiversidad entre dunas y humedales pantanosos. Hasta ella puede llegarse a través de un cómodo paseo, ya sea en autobús o bicicleta, y la recompensa viene en forma de icónica puesta de sol desde el mirador El Pujol. Y si se va algo con algo más de margen, se trata de un lugar ideal para avistar aves antes del ocaso.

 

2. De bares y tapeo por el barrio del Carmen

En pleno centro histórico de la ciudad, el barrio del Carmen es foco de atracción no solo por sus múltiples puntos de interés, sino también por el ambiente que hay, especialmente al caer la noche. Plazas como la del Collado o del Negrito se llenan de terrazas donde lugareños y foráneos disfrutan charlando y tomando una copa. Y ya que estamos en Valencia, no puede faltar acercarse hasta el renovado Café Madrid, cuna de la famosa Agua de Valencia (a base de cava, zumo de naranja, ginebra y vodka), y tomarse una copa.

 

3. De copas y más por el barrio de Russafa

Mercatbar de Quique Dacosta, Valencia, España © www.mercatbar.es Mercatbar de Quique Dacosta, Valencia, España © www.mercatbar.es

Se trata de la mejor zona de bares de Valencia, con un amplio abanico de propuestas que van desde cafés familiares a bares más canallas. Es el lugar ideal para disfrutar de un afterwork y de una copa tras la cena, pero también para saborear alguna de sus innovadoras propuestas gastronómicas de restaurantes capitaneados por galardonados chefs, como Canalla Bistró de Ricard Camarena o Mercatbar de Quique Dacosta. Russafa es sinónimo de animación, cuyo eje vertebrador es el Mercado de Russafa, de ambiente local y alternativo.


Russafa, Valencia a la última

 

4. Ocio nocturno en la Marina Real

La zona marítima de la capital del Turia se ha convertido en el principal referente del ocio. Aquí, la oferta de discotecas playeras se junta con numerosas terrazas que brindan elaboradas copas amenizadas con música comercial. A orillas de la playa se sitúa el Marina Beach Club, popular gracias a su oferta, emplazamiento e instalaciones al descubierto y con piscina integrada.

 

5. Dormir con tiburones en el Oceanogràfic

Oceanogràfic, Valencia, España © Krzysztof Dydynski / Lonely Planet  Oceanogràfic, Valencia, España © Krzysztof Dydynski / Lonely Planet 

La aventura submarina tiene lugar una vez se cierra el Oceanogràfic, a las 20:00. Es entonces cuando todo el grupo lleva a cabo una yincana por todo el recinto y, tras reponer fuerzas con la cena, se dirige a la instalación de Océanos para dormir bajo la atenta mirada de los tiburones. Al día siguiente, el desayuno está incluido, así como la visita por todo el Oceanogràfic.

 

6. Cine al aire libre (en verano)

Si pasear y sentarse frente a la playa del Cabanyal resulta apetecible la mayor parte del año, más lo es cuando se le suma el poder disfrutar del séptimo arte. Las sesiones de cine al aire libre las noches de verano son la mejor excusa para disfrutar de la playa y sus alrededores, y del celuloide.

 

En Valencia siempre hay un montón de cosas por hacer: 

10 cosas que hacer en Valencia vayas o no a las Fallas

Nuestras guías