Consejos para viajar a Mallorca

Mallorca es un lugar seguro, solo hay que estar atento a los pequeños hurtos. La mayoría de quienes la visitan nunca se sienten mínimamente en peligro, pero esto no es razón para no tomar las precauciones habituales.

Robos y estafas

  • Donde hay más riesgo de robos es en las zonas turísticas más concurridas y en Palma. Conviene vigilar el equipaje en los desplazamientos a/desde el hotel.
  • Hay que estar atentos a carteristas y tironeros, y a todo un clásico, como son las señoras (llamadas “claveleras”) que ofrecen flores de la suerte. No se sabe cómo, pero siempre que se entabla una conversación amable con ellas se acaba con los bolsillos vacíos.
  • Hay que vigilar en todo momento los bolsos y mochilas. Todo lo que se deje en la playa puede desaparecer con solo darse la vuelta.
  • Nunca hay que dejar objetos de valor en los automóviles de alquiler.
  • Los robos deben denunciarse a la Policía Nacional. Es improbable que se recupere lo robado, pero se necesita una denuncia formal para presentarla a la aseguradora. Para evitar colas en la comisaría, se puede hacer la denuncia por teléfono (902 102112) o en la web www.policia.es (hay que seleccionar "Denuncias").

Informarse es importante

Antes y durante el viaje recomendamos que cualquier información relacionada con seguridad, salud, trámites administrativos como la expedición de visados, etc. sea verificada con el Ministerio de Asuntos Exteriores del país del viajero.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Glaciar Hooker, Costa Oeste, Nueva Zelanda
Lonely Planet te descubre las 10 regiones que no te puedes perder en 2014. Este es el ranking Best in Travel 2014.
Eligenuestraaventura
Deià, Mallorca, Islas Baleares, España
Deià, uno de esos lugares por donde parece que no haya pasado el tiempo, salvo para ganar en comodidad, eso sí.
Palma de Mallorca, Islas Baleares, España
Viajamos hasta Palma, la capital de la isla de Mallorca, la ciudad donde dan ganas de vivir. Y de vivir bien, claro.