Barrio del Carmen

El rincón noroeste del casco viejo es el barrio más antiguo de Valencia, y ofrece un ambiente local bohemio y varios museos interesantes. El Carme, como se conoce en valenciano, es un rico territorio gastronómico, con numerosos bares y restaurantes que descubrir en las estrechas y laberínticas calles medievales.

Lo mejor en un día

El barrio del Carmen está delimitado al norte y al oeste por dos magníficas puertas supervivientes de la muralla de la ciudad. Las Torres de Quart brindan vistas estupendas. Cerca hay dos museos importantes. El Institut Valencià d’Art Modern es la principal galería de arte contemporáneo de la ciudad; a la vuelta de la esquina, La Beneficència alberga el anticuado Museo de Prehistoria y el contiguo y modernizado Museo de Etnología.

Refugio, escondido en el centro del barrio, es fantástico para almorzar. Después se puede explorar la zona dando un paseo. Una serie de placitas, centradas en iglesias y en el mercado local y conectadas por callejas tortuosas, conforman el corazón espiritual del barrio. Se puede ver qué hay en el Centro del Carmen y tomar un café en el bohemio Café Museu.

Puede darse un paseo por la calle Caballeros, la más antigua de Valencia, y entrar en L’Iber para ver los soldaditos de plomo. Se pueden cenar tapas en El Tap o Mattilda y disfrutar del jazz en Jimmy Glass.

Tienda

Un recorrido por más de 200 libros de viaje para descubrir todos los países del mundo.

Artículos más leídos

Fallas, Valencia, España
Varios planes para pasar unos días en Valencia y dejarse llevar por sus tradiciones, su cultura, su gastronomía y su gente. Conocer Valencia en Fallas, y sin ellas.
Vivvi_Smak_Shutterstock
París, Francia
Los fines de semana primaverales son el momento perfecto para escaparse a visitar algunas de las ciudades más interesantes de Europa.
Nitikorn Poonsiri - Shutterstock
Ubik Café, Russafa, Valencia; España
Un paseo por el barrio más 'cool' de Valencia. Famoso por su mercado, ahora también es conocido por sus restaurantes, tiendas y galerías de arte.
Gonzalo Azumendi